LA RAZA

Los Hampshire Down son animales que responden al tipo de animal de carne con forma de paralelepípedo, de caja ancha y profunda, y de líneas laterales paralelas en un mismo plano.

El vellón blanco cubre todo el cuerpo, es de tipo compacto, de mecha cuadrada y de color blanco. La lana es áspera al tacto, con una finura promedio de 27 a 32 micrones de diámetro en las hembras y de un largo de 5 a 11 cm, se usa para mezclar con otros vellones, es fácil de cardar, por lo cual es utilizada en la producción de paños de franela.

Tienen una pigmentación "sui generis" castaño oscuro vívido, cuyos pelos suaves cubren las orejas, la cara y las extremidades (rodillas y garones para abajo). Su mecanismo de herencia, controlado por los genes Dr. d (Berge, 1964) es netamente distinto al del vellón que es blanco dominante.

El tipo ha sido definido como un ideal o estándar de perfección, que contribuye al valor del animal y eficiencia para su finalidad específica.

Los Hampshire Down son animales robustos, de fuerte conformación ósea y gran resistencia a las variaciones climáticas, desarrollándose adecuadamente sobre pasturas naturales. Se destacan por su gran precocidad, que es la facultad de conseguir formas adultas en un tiempo menor a otras razas laneras o doble propósito. Esta predisposición se transmite por herencia y se manifiesta por una correcta alimentación.

La raza permite sacar corderos pesados a temprana edad, así como encarnear a las borregas antes del año, cualidades para destacar por sobre todas las razas, porque de esta forma la rentabilidad de la inversión en lanares adquiere una relevancia superlativa.

Cuando un criador decide una inversión en lanares, el factor precocidad es lo que hace la diferencia. La oveja es buena madre, longeva y prolífica; es excelente productora de leche cuando está bien alimentada; también es normal la obtención del 100% de la parición, llegando hasta el 150/200% cuando se la selecciona para lograr nacimientos múltiples. El crecimieto de los corderos a partir del parto es fenomenal, lo que permite que resista cualquier clima, por riguroso que sea.

En la elección de corderaos para matanza solo nos podemos guiar por la evaluación del cordero vivo, para ello utilizamos el método del Consejo de Carne y Ganado de Escocia (C.C.E.). Este se basa en tocar el lomo del animal en la zona lumbar y evaluar el músculo y la cubierta de grasa en la columna. Otro punto a tener en cuenta es la base de la cola o muñón, ya que es la última zona en engranarse y refleja el estado de gordura del animal. También tener en cuenta la grasa de la paleta y el pecho. El objetivo es juzgar la res con el animal vivo. Una forma ideal de adquirir experiencia sería seguir los animales en la matanza y compararlo con nuestra puntuación.

Puntuación por estado corporal del animal vivo:

Puntuación
Animal vivo
1 -Procesos espinosos y transversos: prominentes, muy fáciles de palpar a la presión.
2 -Procesos espinosos y transversos: prominentes, a la presión se sienten con facilidad.
3 -Procesos espinosos y transversos redondeados a la presión ligera: los huesos individuales se sienten como corrugaciones.
4 -Procesos espinosos y transversos: las puntas se sienten como corrugaciones a la presión moderada.
5 -Procesos espinosos y transversos: no se detectan huesos individuales aún con presión firme.

A- A lo largo del proceso espinoso de la columna vertebral y puntas del proceso transverso en la región lumbar.

B- Alrededor de la cola, ( muñón).

C- A lo largo del proceso espinoso de la columna vertebral sobre el hombro.

D- A lo largo del esternón.